Crear un bosque

4 febrero, 2018

Cómo compensar tu huella de carbono y luchar contra el cambio climático a través de la Reforestación

Mucha gente nos pregunta qué es lo que ofrecemos cuando hablamos de compensación de carbono. A diario, las personas y empresas generamos con nuestras actividades gases de Efecto Invernadero que se van a cumulando en la atmósfera y que contribuyen al calentamiento global del planeta. Para medir ese impacto se usa la huella de carbono: toneladas métricas de dióxido de carbono (CO₂) equivalentes a esos gases emitidos.

El Efecto Invernadero está creciendo por nuestras acciones, principalmente por la combustión de carbón, petróleo y gas natural que está liberando el carbono almacenado en ellos. Es una realidad: hay una relación directa entre el cambio climático y el aumento de las emisiones de gases de Efecto Invernadero. Desde el inicio de la Revolución Industrial (1750) se ha producido un incremento del 40 % en la concentración atmosférica del CO₂, una cifra que se eleva cada año y que actualmente asciende a 406 ppm (Partes por millón).

Según Naciones Unidas, las principales causas del cambio climático, junto a los combustibles fósiles, son el cambio de uso del suelo, la desertificación y la deforestación. Esto es, la tala o quema de bosques para fines agrícolas, industriales o urbanos. Actividades como la agricultura, la ganadería, la pesca y silvicultura generan más del 20% de las emisiones responsables del cambio climático (superando al sector de transportes). Para empezar, al deforestar un terreno para darle uso agrícola, el suelo se degrada. O si el manejo de éste es inadecuado, como sucede en la agricultura convencional, la tierra se comporta como un emisor de CO₂ al sufrir una pérdida progresiva de la materia orgánica que mantenía almacenada.

Una gestión deficiente de los recursos, especialmente del suelo


Relacionado con lo anterior, la ganadería, incluyendo el transporte y la alimentación de ganado, representa el 80 % de la emisión de gases de efecto invernadero que se ocasionan en el cultivo de tierras. ¿Cómo influye la producción de ganado en la emisión de gases?. Primero con la supresión de bosques para dedicar tierra a pastoreo y producción de soja y otros cereales para piensos. También el impacto por la fermentación del estiércol y por la fermentación entérica (aparato digestivo) de los animales rumiantes, que generan metano. Y tampoco hay que olvidar el uso de fertilizantes nitrogenados… Cada año la humanidad consume más carne y productos lácteos. Y ya somos casi 7.600 millones de personas en el mundo. Entonces, tu alimentación también cuenta. Puedes empezar por sustituir carne por proteínas de origen vegetal (como las legumbres) una vez a la semana. Al igual que con tus viajes, con la calculadora de Reforestum puedes hacer un cálculo mensual o anual de la huella de carbono de tu dieta alimenticia (analizando tu consumo de carne). Añádelo a tus trayectos y así podrás compensarlo cuando compres una parte del bosque que tú quieras.

Hacer auto crítica es esencial para identificar el problema y aportar soluciones


Todos podemos hacer algo para intentar ser neutrales con nuestra huella de carbono. Poner una semilla con nuestro compromiso. Hay un famoso proverbio que dice "Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo". Hemos visto como la deforestación es parte del problema. Pero resulta que los árboles son una parte fundamental de la solución para reducir la presencia del CO₂ en la atmósfera. ¿Por qué? Porque absorben gran cantidad de CO₂ durante el estado de la fotosíntesis, lo almacenan en sus ramas, tronco, hojas y raíces y finalmente liberan oxígeno (O₂).

Los árboles que capturan más carbono son aquellos que están creciendo. Sólo una hectárea de bosque nuevo fija entre 2 y 5 toneladas de CO₂ por año (si es bosque tropical puede capturar hasta 15 toneladas). Por poner un ejemplo, en España, donde Reforestum ha plantado vuestro primer bosque (Génesis), un árbol de unos 20 años absorbe en un año el CO₂ emitido por un vehículo que recorre de 10.000 a 20.000 kilómetros.

La App de Reforestum es una herramienta sencilla y eficaz para que cada persona o empresa pueda alcanzar la neutralidad en sus emisiones de CO₂


En un post anterior os señalamos algunos consejos simples para reducir la huella de carbono. Solamente siendo conscientes de que somos parte del problema podremos comprometernos a solucionarlo. Como dice el lema de Reforestum, “Todos tenemos una huella de carbono. No puedes evitarlo, pero puedes contrarrestarlo”.

Ofrecemos una calculadora de carbono para calcular el impacto de tus fuentes de CO₂ habituales u ocasionales. Por ejemplo, si viajas en moto, coche, transporte público o avión puedes saber una cifra aproximada a través del tamaño, combustible y kilometraje. Además, si realmente eres una persona concienciada, Reforestum te da la posibilidad de hacer un cálculo muy preciso cuando usas un automóvil en tus itinerarios. Puedes especificar su marca, año de fabricación, serie e incluso versión del modelo. Por último, no te olvides de poner un nombre a cada una de tus fuentes para añadirlas a tu cómputo global.

Una vez hayas agregado todos tus viajes, llega el paso de contrarrestar todas esas fuentes de carbono. Simplemente escoge la opción de Compensar CO₂ y la aplicación de Reforestum te ofrece tres opciones: (1) calcular automáticamente la superficie necesaria para compensar las fuentes que selecciones, (2) aportar un presupuesto concreto o (3) seleccionar una superficie de bosque (metros cuadrados). Fácil, ¿no?

Génesis es el nombre que hemos dado a nuestro primer bosque, plantado en el norte de España


Reforestar es una misión importante y delicada. Hay que seleccionar cuidadosamente el ecosistema que queremos “construir”. No basta con la voluntad de plantar aleatoriamente en una finca o monte. En Reforestum no sólo tenemos en cuenta la importancia de las especies autóctonas para asegurar la biodiversidad del bosque, sino que estudiamos el impacto medioambiental de los factores bióticos (fauna y flora) y abióticos (temperatura, luz, humedad).

Los ingenieros de Reforestum saben que plantar árboles de forma aleatoria es más eficaz que hacerlo de manera agregada (grupos de árboles en alta densidad) porque hay que favorecer la dispersión de semillas para la restauración de hábitats. En nuestro primer bosque, Génesis, se han utilizado distintas especies forestales autóctonas (masa forestal mixta) para garantizar la presencia de un mayor número de especies animales. Por otro lado, la presencia de distintas especies crea un bosque mejor preparado para soportar posibles desastres (incendios) y, al contar con especies pirófilas o rebrotadoras -aunque se quemen, la raíz y algunas partes del tronco no mueren y rebrotan rápidamente-, se garantiza la restauración natural de esa masa arbórea.

En cuanto al oxígeno, se estima que 100 hectáreas generan mil toneladas al año. Génesis consta de 4.9 hectáreas (1 hectárea equivale a 10.000 metros cuadrados, más de dos campos de fútbol). Permitidnos algunas cifras interesantes: allí hemos plantado alrededor de 5.000 árboles de 12 especies diferentes. Si se necesitan 22 árboles para satisfacer la demanda de oxígeno de 1 persona, cuando los árboles de Génesis comiencen a crecer estarán produciendo aire puro para unas 228 personas. ¡Por eso necesitamos crear muchos bosques sostenibles por todo el mundo!

¿Qué ocurre en otros bosques ya centenarios? Pues que sus gruesos troncos tienen almacenado una mayor cantidad de carbono. Entonces, no sólo debemos plantar árboles sino que hay que protegerlos para que perduren y se conviertan en grandes almacenes de CO₂ el mayor tiempo posible. Pero los árboles, aunque milenarios, no son inmortales. Algunos enferman (hongos, parásitos), se secan o su raíz y tronco se deterioran con el tiempo. Entonces, cuando un árbol se transforma en una mesa, no sólo hemos de valorar su diseño y belleza. En esa mesa se almacena el carbono durante mucho tiempo. Así que cuánto más maciza o robusta sea la madera de la mesa, más tardará en degradarse y más tarde volverá el CO₂ a la atmósfera.

Agradecimientos


Con vuestras aportaciones Génesis ya es una realidad. Y con el éxito de vuestro primer bosque reforestado, estamos sembrando el futuro para otras zonas del mundo. Estad atentos porque pronto haremos un anuncio muy importante!. En Reforestum estamos orgullosos de haber despertado el compromiso de nuestra comunidad de guerreros medioambientales. Pero necesitamos que se unan muchos más. Y es tan sencillo como compensar las fuentes de CO₂ que hemos añadido tras usar la calculadora que os facilitamos. Las tendrás agrupadas como eventos ocasionales o recurrentes (diarios, semanales o mensuales). Si no tienes tiempo para calcular tus acciones o te abruman los datos… ¡tranquilo!, lo importante es el compromiso. Siempre puedes crear un bosque a través del presupuesto que quieras o el tamaño de la superficie que deseas reforestar. Por último seleccionas tu bosque… ¡y listo!